Jueves, día de podcast con amigos, segundo café, Baker y Desmond amenizando un amanecer cubierto por las nubes. Después de unos días de sequía mental, por fin he dado forma a algunas tramas nuevas.

A estas horas me acuerdo del hombre de traje y pañuelo con el que me crucé ayer en una de las calles del barrio, apoyado en el morro de su Porsche 911 descapotable, leyendo una novela de Marcial Lafuente Estefanía.

Ayer envié un correo a mis lectores contándoles una breve historia de la génesis de la novela que saldrá el próximo martes. Me gusta el formato…


La semana pasada me di una vuelta completa por la ciudad, barrio por barrio, visitando viejos lugares que se quedan en la memoria y otros que forman parte de un decorado y a los que uno mira de soslayo, para no invocarlos demasiado. La ciudad cambia de rostro a medida que también de rumbo. En Quevedo se diluye la diferencia. En San Bernardo se nota el contraste de las calles adyacentes. Malasaña era un barrio que me fascinó hace quince años. El tiempo pasa rápido, igual que mi envejecimiento, y este lugar ya no me dice nada. Dimos una vuelta…


Hace unos días, me costó reconocerme en una foto de años atrás. No había pasado mucho tiempo, a decir verdad, pero podía notar en mi expresión la intensidad del paso del tiempo. Cumpliré treinta y dos primaveras en cosa de un mes. Debido a los tiempos que correr, reconozco que no lo he pensado mucho y tampoco he tenido interés en hacerlo. Dicen que este año pasado no cuenta, pero el tiempo es ajeno a las circunstancias que nos rodean.

Cumplir años tiene muchas cosas buenas. Nos recuerda que seguimos aquí, con una oportunidad más para seguir peleando sobre la…


«A mis cuarenta años podía sustituir el sueño por ginebra, pero no siempre», diría Hammett en boca de su agente de la Continental. A mis treinta y uno, podría decir algo similar respecto al escocés, pero sólo puedo hacerlo en contadas ocasiones. Los días pesados cada vez son más difíciles de llevar.

He cruzado el umbral y la próxima de Maldonado está cada vez más cerca. Cuando corren épocas de incertidumbre, no queda otra opción que escribir como remedio, como terapia y como salvavidas. Estos días estoy disfrutando con la escritura, olvidado de todo y de todos, a pesar de…


Nos advirtieron de que sería un fin de semana frío. Lo recordé en cuanto salí a la calle y me aventuré a caminar hasta el centro. Me abroché el Barbour hasta arriba y me cobijé en la bufanda. También recordé lo poco que me gusta el frío y pequeño déjà vu de los días helados de invierno me atizó.

Atravesé la ciudad, esta vez, dejándome llevar por el instinto, por las callejuelas que unen unos barrios con otros, por las gentes pintorescas que cambiaban a medida que iba llegando a Huertas y volví a sentir el anhelo de aquellos primeros…


Que el pulp vuelve, no es una noticia. El género goza de salud, entre las sombras, pero noto un cierto por resucitar algunos aspectos que parecían olvidados por las audiencias de masas. Siempre he reconocido que me he visto más ahí que en otra parte. Posicionarse tiene sus riesgos, pues te descarta de lo tradicional, de la tendencia líquida y de lo que está de moda en un preciso momento. Esta semana de claroscuros (templada y ahora más fría) he avanzado con la próxima entrega de Maldonado y estoy muy contento con el resultado. Para quien no sepa de lo…


Volvemos al ruedo, a la carga. La siguiente entrega del detective Maldonado va tomando forma. El ritmo es bueno y las palabras salen solas. Tras un hiato creativo en el que he tenido que sopesar algunas decisiones, regreso con más fuerza que antes para afrontar lo que queda de año. Para escribir, no necesito mucho más que una buena historia, un editor de textos (mi querido LibreOffice), varias herramientas y un puñado de lectores que la devoren cuando esté terminada. La Red ha propiciado que el oficio remunerado esté al alcance de cualquiera. Puedes aprender sin pagar un céntimo. Puedes…


Cada dos años solía cambiar de residencia. Cada tres, de forma de pensar. Me hago fuerte con los años para controlar el péndulo que dirige mi vida pero, sinceramente, no depende todo el tiempo de mí. Este comienzo de año ha golpeado como un polvorín, haciéndome reflexionar sobre los planes que tenía años atrás, los hitos logrados y los objetivos que están por venir. Cosas que antes me interesaban y ahora no. Épicas que prefiero dejar para otros. En los periodos de incertidumbre y desasosiego, me aferro a los básicos, a la causa de mis inicios y a la razón…


El camarero es más rápido que el Colt sirviendo las cervezas. Espuma aquí, encurtidos allá. Un grupo de chicas cruza el pequeño local madrileño, decorado de azulejos castizos, carteles de toreros y fotografías de los famosos que habían pasado por allí. Otros tiempos, en blanco, en negro y en technicolor. Días en los que abrirse hueco era una jugada de fútbol americano. Ahora la barra de zinc es pista de aterrizaje.
— Pon Telemadrid, anda — le dice el camarero a su ayudante, mientras corta unas rodajas de chorizo y apura el café con leche en vaso de cerveza que…


La estampa que nos dejó Madrid.
Una vieja estrella de la televisión se emborracha en un bar recóndito del barrio, a la espera del toque de queda colectivo. A mediodía, un plato de albóndigas caseras en una taberna y un ejecutivo, forofo del Atleti, sufre el partido con un maillot amarillo de ciclista y una copa de vino. A media tarde, observo la luna en cuarto creciente, en un cielo despejado de sábado en la única mesa libre que encontramos en el paseo, en la Plaza Mayor, en templo sagrado del turismo. Desde el interior de un taxi veo a…

Pablo Poveda

Escritor mediterráneo. Finalista del Premio Literario Amazon 2018 & 2020. Encuéntrame en http://elescritorfantasma.com.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store